Calle Elvira | El antes y el después

2016

Hoy os traemos el antes y el después del mismo lugar de la calle Elvira, una de las fotografías de la comparativa está tomada en el mediodía de un fin de primavera, con balcones llenos de flores, dentro de los años treinta.

Junto a ella encontramos otra fotografía tomada en la actualidad, en este caso en el año 2015.

(Desplaza la barra vertical que hay sobre la imagen para mostrar el antes y el después)

El autor de esta fotografía clásica sabía muy bien lo que hacía, ya que desde donde está tomada, esquina de la Cuesta Abarqueros recoge un gran fondo. Todo amparado en la sencilla magia de la torre campanario mudéjar de la Iglesia de San Andrés, sin duda alguna es una de las torres más bellas de Granada, junto con la de Santa Ana, destacan los brillantes azulejos en los remates, mientras por el aire limpio del campanario se recrean las campanas, como prendidas de un solo hilo.

En los momentos de tomar esta foto, unos albañiles están limpiando o arreglando el antiguo pilar de la calle, el que casi siempre ha estado presidido por un cuadro de la Virgen de las Angustias y su taza nunca llena de agua.

A la derecha en primer lugar, junto a la carretilla casi abandonada, la vieja tienda de comestibles, con las puertas desvencijas, a continuación, el remetido de una casa reciente, para poner en línea la calle, allí vivieron los hermanos Chacón, con su madre viuda y su tío que era cura, el menor llegó a ser uno de los mejores cirujanos de Granada.



Un detalle para no olvidar es el de la pequeña chiquilla parada junto a la mini placetilla en donde estaba el horno de cocer pan, inmediatamente estaba el taller de carpintería del Merlo, tenía un almanaque de publicidad, en el que un toro derrotaba sobre un fuerte tablero de la casa anunciante, seguramente lo tendría allí desde antes de comenzar la guerra, pues era de Valencia.

El tormento del honrado maestro Merlo era por tener al menor de sus hijos enfermo con tuberculosis, aunque aparentemente no mostraba signos en su cara. También tuvo el problema de que estuvo en el punto de mira, de las nuevas autoridades de Granada, otro de los detalles de la foto es el transitar de los perros y por último el grupito de personas a la puerta de la barbería de la derecha.

Aquí acabamos el recorrido por la antigua calle Elvira, con una preciosa fotografía de su entrada entonces (Puerta Elvira).



Y como es hoy en día al otro lado, con esta bonita imagen de una pieza de nuestro paisano “El niño de las pinturas”.




Fuente: Granada Antigua.